La velocidad de las operaciones es un factor de competitividad de primer orden, lograr un throughput de producción más alto que los rivales es una buena baza. Leo (con un cierto retraso) el interesante artículo de Enrique Dans “Redefiniendo la comida rápida… como comida más rápida!” sobre el caso Maple, que ilustra muy bien cómo cambian los modelos de negocio, cómo la tecnología permite dar una vuelta de tuerca (exprime) a un concepto como el de la comida rápida, que en principio parecería que ya está tan exprimido que no da para más.

La velocidad, no obstante, puede tener un inconveniente. Existe una magnitud física, de tosco nombre, que es la Cantidad de Movimiento, que es igual a la masa por la velocidad. Es decir que conforme un cuerpo adquiere velocidad, su cantidad de movimiento crece proporcionalmente. Eso está muy bien, salvo cuando la velocidad sea excesiva.

Leer con retraso el artículo de Enrique Dans me ha dado una oportunidad de comentar un hecho que, así son las cosas. no existía cuando el artículo se publicó. Veamos.

Acelerando

En esa carrera para ver quién es más rápido preparando comidas rápidas, una franquicia norteamericana de comida mejicana,  Chipotle, tenía el récord de producción -hasta que Maple irrumpió en el mercado- con trescientas comidas servidas en una hora (en un local de la marca, se entiende). El artículo de Dans dice “(Chipotle) es una cadena de comida rápida en la que la sensación nada más entrar es la de pasar por una auténtica cadena de producción…. Si te demoras en tomar la decisión, si es tu primera vez y desconoces el funcionamiento, o si de alguna manera te equivocas, la situación se convierte en verdaderamente incómoda, de estar estorbando en un proceso diseñado para optimizar la productividad…”.

Maple dio 3 vueltas y media a esta eficiencia productiva.

¿Qué hace Maple? En esencia se trata de establecimientos (en Nueva York) que preparan la comida que los clientes han solicitado mediante una App y que distribuyen en bicicleta. La gracia del invento está en que todo está optimizado, todo es eficiente porque el modelo ha eliminado la mayor fuente de ineficiencia que es el propio cliente interaccionando en un restaurante, aunque sea de comida rápida: guardar cola, pedir, titubear, preguntar, pagar, etc., en fin, una lata desde el punto de vista de esa eficiencia de récord. Es, como dice Diego Coquillat, un restaurante ubicuo.

Vamos a visitar la página de Maple (www.maple.com) y, sorpresa, el negocio no está ya operativo. La página muestra una carta firmada por los fundadores, y fechada el 8 de mayo de 2017.

Una excusa poco convincente. (excusatio non petita accusatio manifesta)-

La carta en inglés está disponible a día de hoy. Traduzco a mi aire algunos los fragmentos que considero más relevantes, eso sí, con comentarios incrustados.

Empieza diciendo “Les informamos que, a partir de hoy Maple dejará de operar en Nueva York”. Brutal, nada de “un día para otro”, han sido rapidísimos hasta para echar el cierre y la referencia a Nueva York sobra, pues no operaban en ninguna otra ciudad. Siguen con un ejercicio de autobombo del tipo “… tuvimos la noble ambición de cambiar la industria… creamos un software excepcional que nos permite … un rendimiento sin precedentes”, alcanzando cotas sin el más mínimo pudor “… nuestro equipo orquestó este baile con una gracia que es rara frente a tales expectativas”.

Yendo al meollo

“Dicho esto y como sucede con la mayoría de las empresas en fase de maduración, el Maple de hoy todavía tiene muchos desafíos que superar” ¿y quién no? “… En los últimos meses hemos pasado la mayor parte del tiempo pensando en el futuro de nuestro negocio… y más evidente se hizo que todo los caminos que habíamos contemplado… nos llevaba al siguiente paso… aunque fue una decisión increíblemente difícil para nosotros, dado el efecto en nuestras operaciones principales, quedó claro que necesitábamos cerrar la operación aquí en Nueva York y buscar un nuevo socio con escala que nos permitiera aprovechar todo lo que habíamos construido, a través de una plataforma más amplia”. Aquí hay un desliz freudiano, pues el orden fue al revés, primero buscar un socio y firmar un acuerdo con él y luego cerrar las operaciones en Nueva York, es decir, todas las operaciones y es que el orden de los factores importa mucho.

Siguen con la confusión de tiempos “Después de haber aterrizado la estrategia, nos volvimos a reunir con un grupo que sabíamos que compartía nuestra visión de ofrecer comida excelente a la mayor cantidad de personas posible… una empresa de entrega de alimentos con sede en el Reino Unido llamada Deliveroo.  Deliveroo se ha desarrollado a partir de un local en Londres hace cuatro años a una empresa que opera en 12 países y 140 ciudades en todo el mundo.”

“Dada la superposición de nuestros objetivos y la escala significativa de las operaciones de Deliveroo, trabajar juntos tiene sentido.”. Bueno, esto de trabajar juntos se refiera a que “… algunos miembros del equipo de Maple se unirán a las operaciones de Deliveroo en Londres, y nuestra tecnología se utilizará para ayudar a acelerar el crecimiento y la eficiencia en toda la plataforma.”.

Toda esta historia podrían haberla resumido en un mensaje tipo Twitter, por ejemplo. “Les informamos que Maple cierra. Hemos acordado con Deliveroo venderle nuestra App e integrarnos en su equipo en Londres. Ha sido un placer. “.

Puestos a ser eficientes, habría bastado.

Es evidente que no me gustan este tipo de emprendedores, que hablan de transformar el mundo y a la menor oportunidad dan la espantada, dejando en la estacada al equipo, es “grupo excepcional de personas”.

 

 

 

Mi paso por el BMC Day

octubre 30, 2017

El pasado día 24 tuvo lugar el BMC Day con el lema “La Revolución Digital: Desafíos de Alta Velocidad” y en el que destacados especialistas abordaron temas como Multi-Cloud, Digital Business Automation, Intelligent Digital Service Management y Security & Compliance.

“Leer más”

Me pregunto qué se le ocurre a cada uno al oír o leer Big Data. La inefable Wikipedia dice que “Big Data es un conjunto de datos tan grandes que las aplicaciones de datos tradicionales de procesamiento de datos no son suficientes para tratar con ellos y los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos dentro de esos datos.”

Esta imprecisa definición apunta más al software (aplicaciones y procedimientos) que al hardware, que no se menciona.

“Leer más”

Coaching a un robot

agosto 14, 2017

Empecé a prepararme para este día allá por 2.017, cuando el futuro de los robots se convirtió en trending topic y no solo se avanzaban estimaciones de los puestos de trabajo que los robots eliminarían, sino que tipos listos como Bill Gates ya lo daban por hecho y defendían que pagasen impuestos, una suerte de IRRFV (Impuesto Rendimiento Robots Físicos y Virtuales).

También me animó leer con frecuencia estudios que decían más o menos así: “el 70% de las profesiones del futuro no existen aún”. Me dije a mí mismo; Coach para Robots es una profesión que hoy (2017) no existe. ¡Me prepararé para ella! Y lo hice, de forma autodidacta pues no había, ni hay, ninguna formación al respecto.

“Leer más”

Uno de los más brillantes “speakers” de eventos TEDTalk es Simon Sinek. Entre sus más conocidas charlas está la de “Start with Why”, en la que se lleva a lo más alto el sentido de la Misión de una organización. Acertar con una declaración de Misión capaz de trasladar la emoción del producto o servicio a los clientes puede ser la clave del éxito.

Si es así, manos a la obra. Lo primero que hay que hacer es exprimir la expresión que refleje la Misión hasta lograr un “concentrado emocional” tan atractivo que apalanque el proyecto, la iniciativa, la startup, la empresa.

“Leer más”

Cualquiera que no vaya de sobrado procura documentarse cada vez que tiene que tratar un tema, ya sea en una charla, una presentación o una clase. Nadie lo sabe todo y una mínima prudencia dicta buscar fuentes que refuercen, aseguren o enriquezcan el asunto tratado. Una fuente solvente, por supuesto referenciada, puede respaldar nuestra propuesta.

La cuestión que surge de esta aconsejable práctica es la validez de las fuentes y las más de las veces simplemente nos fiamos de los nombres, claro es, del prestigio, esto puede jugar malas pasadas.

“Leer más”

Se dice que en las organizaciones hay tres tipos de procesos. El primero es el que está descrito en los procedimientos, en los mapas de procesos; el segundo es el real, el que tiene lugar en el día a día, el que construye el bien o servicio, sea el que sea; el tercero es el que “tendría que ser”, el que no es, el que resultaría si todo se hiciera de forma que cada paso aporta el máximo valor desde la perspectiva del único que está acreditado para validarlo: el cliente.

Objetivamente, cuanto más compleja sea una organización, mayor es el reto de acortar el desfase entre ese mundo real y el aspirado. El conocimiento existe, la teoría está ahí, simplemente sucede que una cosa es crear un modelo y otra hacer lo que el modelo representa.  Es como el cuerpo humano: Está perfectamente descrito, estudiado, diseccionado… en teoría: un ser humano concreto, vivo, real ¿Cómo está realmente por dentro? La medicina tiene instrumentos para hacer análisis, radiografías, ecografías, resonancias… ¿Suficiente? No siempre, a veces se requiere “ir a ese interior”, con una luz, con una cámara que vaya registrando lo que se encuentra por ese recorrido. Se llama endoscopio.

“Leer más”

Cualquier concepto es susceptible de diversas definiciones y eficiencia no es la excepción, así que vamos a ser muy selectivos. Nos interesan aquellas que respiren notas o facetas del oficio de emprender. Por ello, la aproximación de Koontz y Weihrich que dicen más o menos que “eficiencia es lograr metas empresariales utilizando para ello los mínimos recursos posibles” viene como anillo al dedo para un proyecto de emprendimiento, teniendo en cuenta que, por defecto, emprender es sinónimo de escasez de recursos. Muy lejos por otra parte del término con el que muchas veces se confunda la eficiencia, que es la eficacia: suena bien, pero es como “matar moscas a cañonazos”. El emprendedor no está para tales dispendios.

Veamos formas de abordar la eficiencia. Ese es el reto, pues ser eficiente no es trivial.

“Leer más”

Lo que más importa

junio 7, 2017

Si sabes lo que te importa, ¿qué te impide lograrlo? Si no sabes lo que te importa ¿Podrás lograrlo por casualidad? Algunas pistas para resolver el dilema.

En busca de claridad

¿Sabes qué es lo más importante para ti, en tu trabajo y/o en tu vida personal? Esta es una pregunta con una enorme carga de profundidad. A primera vista se antoja que la respuesta más frecuente es Sí, pues ¿cómo no voy a saber qué es lo más importante para mí? Está bien, admitamos que la mayor parte de los seres humanos sabemos qué es lo que más nos importa.

La carga de profundidad aparece a continuación: si sabemos qué es lo que más nos importa, entonces ¿Tiene sentido que no logremos nuestros objetivos, que no estemos satisfechos con nuestras vidas (o con una parte relevante de las mismas)? Si sabemos lo que nos importa y no logramos lo que queremos… será porque no nos dejan, o por mala suerte. Puede ser, cada persona es un mundo. ¿Y tú, qué piensas de esto? Si sabes lo que te importa y, además, lo logras, pues solo me queda darte la enhorabuena.

“Leer más”

Interesante pregunta. La respuesta más certera (y más cómoda) es bien sencilla: “Cada sesión es diferente”. Lo que pasa es que esta respuesta tiene una debilidad, suena a salirse por la tangente y, en todo caso, el interlocutor podría añadir “Está bien, entonces cuéntame algún ejemplo de esas sesiones diferentes” … Pues a ello vamos.

Aconsejar no es aconsejable

Para describir una sesión de coaching, es clarificar un poquito algún rasgo del coaching. Uno, muy importante, es que el coach “no aconseja”, para eso está el mentor (seguro que hay quienes no lo compartirán) o un consultor, que más que consejo te propone “lo que debes hacer” (aquí también se aceptan discrepancias).

“Leer más”

Acerca de mi…

Me llamo Domingo Valhondo y soy Coach Personal y Coach de Equipo certificado por la International Coaching Community, así como experto en Lean Management.

He llevado a cabo investigaciones como El Coaching, una herramienta al servicio de la Adolescencia y Coaching: la Voz del Cliente, auspiciadas por el Instituto Ben Pensante.

Autor del libro Gestión del Conocimiento: del Mito a la Realidad, publicado por Díaz de Santos Ediciones de Madrid, y de la obra de ficción Relatos Inquietantes, publicada por PuntoRojoLibros.

Premio Gestión del Conocimiento 2015 concedido por la Fundación Gestión del Conocimiento

Organizador de los grupos de Meetup denominados Coaching en Abierto y Coaching Resiliente

Suscríbete a nuestro Boletín

¡Suscríbete y recibe avisos de nuevos artículos!

Facebook