Ferran Adrià, deconstruyendo la creatividad

marzo 16, 2017

El día 30 de julio de 2011 se sirvieron en el restaurante El Bulli los últimos platos. La noticia no fue una sorpresa, pues el cierre venía anunciándose muchos meses antes. Lo que se planteaba era si nunca más volvería a abrir las puertas o se trataba de un cierre temporal. El New York Times publicó una entrevista con Ferran Adrià en la que anunciaba que el cierre era definitivo, el propio chef se apresuró a desmentir la noticia, asegurando que las puertas de El Bulli volverán a abrirse en 2014 y que el modelo persistirá entonces a través de una Fundación 2014 quedó atrás, estamos en 2017 y el restaurante sigue cerrado, aunque todo apunta que en 2018 abrirá El Bulli1846 (el número acoplado tiene su historia).

Estamos ante un fascinante caso de emprendimiento, éxito, cierre (no diría fracaso), larga gestación de un nuevo emprendimiento, singularmente prometedor y disruptivo. Nada es lo que parece.

El pasado

“Salen 4 fondues, el último plato de la historia del El Bulli, como restaurante…” esta declaración de Ferran Adrià están recogidas en este video grabado el 30 de julio de 2011, último día de servicio del mítico restaurante El Bulli, considerado cinco veces el mejor restaurante del mundo por la revista británica “Restaurant” y el propio Ferran Adrià el mejor chef de la última década (2000-2009).

Hasta cierto punto, El Bulli representa la culminación de un proceso que se inició hace 600.000 años cuando el Homo erectus aprendió a cocinar, provocando que el tamaño del cerebro se duplicara en ese tiempo, en tanto que el de los gorilas y chimpancés no aumentó porque su dieta ha estado siempre basada en alimentos crudos. Se dice que “cocinar nos hizo humanos”.

¿Cuáles fueron las razones del cierre de El Bulli en pleno éxito? La respuesta solo la tiene Ferrán Adrià, aunque ya un año antes El Bulli ofreció a empresas “experiencias” para sus empleados, a cambio de aportaciones económicas, que servirían para la transición a la nueva etapa que ya estaba en su cabeza. En el vídeo antes mencionado se observa un ambiente de celebración del personal del En Bulli y del Ferrán Adrià, que parece coherente con el fin de un proyecto y el principio de otro.

 

Como Google recuerda todo (eso del derecho al olvido está un poco verde), tecleo “El Bulli cierra” y Google, con esa impaciencia de su sistema predictivo, se anticipa y ofrece “El Bulli cierra por problemas económicos” y luego, desgrana entradas como “Toda la verdad del cierre de El Bulli”, publicado por El Mundo, recogiendo la declaración de Ferran Adrià “Necesitamos tiempo para volver y seguir igual de creativos.” en tanto que Le Monde (nada que ver con El Mundo) y L’Express, no se creen la justificación del cierre y citan que “la verdadera causa es la aceleración del proceso que los hijos de Miquel Horta -multimillonario catalán, mecenas y antiguo socio de El Bulli tiene pendiente con el gurú de la cocina molecular”. La demanda fue posteriormente desestimada por el juez (hasta donde Google llega).

Otra entrada de Vanitatis.elconfidencial.com titulaba la noticia “Ferran Adrià: El Bulli pierde medio millón de euros al año” y añadía, “esto no es algo nuevo, sino que pasa desde hace quince años”. El proyecto puede sostenerse gracias al resto de negocios y proyectos que promueve el cocinero catalán.

Claro, esto lo sabemos hoy cuando se está desvelando el nuevo proyecto y se barajan fechas de lanzamiento de los resultados de lo que han venido gestando en estos años, una suerte de modelo reflejado en el nombre de una de sus exposiciones más exitosas “Auditando el proceso creativo”.

Por imaginar que no quede. Ante una figura tan destacada que irradia genialidad, cabe preguntarse. ¿Qué habría logrado con acompañamiento de coaching? ¿Unas cuentas más saneadas? ¿Una relación con socios o antiguos socios menos conflictiva? ¿Menos quemado? Son conjeturas gratuitas… tal vez hasta tenga o haya tenido su coach.

Abriendo un nuevo camino

Más obstáculos: “Ecologistas piden control de obras de El Bulli ante posibles irregularidades”  y detallan “Los ecologistas de Iaeden-Salvem l’Empordà valoran el anuncio de la retirada del proyecto de ampliación de elBullifoundation, pero cuestionan las obras que se están haciendo actualmente en Cala Montjoi y avisan de posibles irregularidades… Para la Iaeden, la retirada definitiva de la ampliación de 3.000 m² de El Bulli es “una gran victoria para el Parc Natural del Cap de Creus (PNCC) y para la conservación de los espacios protegidos en general”.

Recordando la lista de CB Insights de razones por las que fracasan las startups, éste enfrentamiento con los ecologistas es un bonito ejemplo (no para Adrià, claro) de “retos legales”, una de las razones que la lista contempla.

Ahora vamos con la “deconstrucción del proceso creativo”, que no tiene nada que ver con la gastronomía, sino con la creatividad, “no se cocinan alimentos, se cocinan ideas” por más que en la proyección temporal se atisbe un nuevo El Bulli. 70 personas entre las que hay desde filósofos a fotógrafos, pasando por psicólogos, economistas, neurocientíficos, especialistas en marketing, en fin, un ejemplo de diversidad, como pregonan los referentes mundiales en innovación: Ideo, Google, Apple y similares, para llevar a cabo esa deconstrucción o “auditoría” de su propio proceso creativo, reconociendo que él mismo no entiende completamente lo que ha hecho y quiere entender qué es la creación. La metodología se llama Sapiens y “parte de la premisa de que el conocimiento en profundidad permite comprender los procesos y las organizaciones y ello conduce a crear de una forma mucho más eficaz” https://goo.gl/HMnmR0 Todo apunta que en 2018 abrirá en la misma Cala Montjoi, un nuevo ElBulli1846.

El futuro está cerca

Para completar la perspectiva, difusa por otra parte, aquí están algunas pinceladas de Aitor Álvarez, periodista, uno de los 70 miembros de elBulliLab. En su entrada de blog “¿Qué hace Ferran Adrià tras cerrar el restaurante el Bulli?” dice cosas tan interesantes como “Ferran dice que quiere volver a cambiar el mundo… ha puesto en marcha un proyecto en el que no hay alimentos… De hecho, ni siquiera se puede comer mientras se trabaja y los empleados se traen el tupperware de casa…. Hoy dirige (Ferran) a historiadores, ingenieros, periodistas, informáticos o diseñadores gráficos… En elBulliLab se está investigando para crear más y mejor, mediante el método Sapiens, desarrollado aquí mismo y que se quiere exportar a otras disciplinas, más allá de la gastronomía.

Según este método, hay que ir al origen de las cosas para comprenderlas y poder investigar sobre ellas… El cocinero catalán no para de repetir el que se ha convertido en el gran lema del nuevo Bulli: “comer conocimiento para alimentar la creatividad”… El proyecto principal de elBulliLab es la Bullipedia… Quiere ser una gran enciclopedia sobre gastronomía, hecha desde el punto de vista de los cocineros… El reto es enorme. Se están produciendo contenidos cada día, distribuidos en cuatro grandes categorías…  productos, herramientas, elaboración y técnica. Están creando un léxico gastronómico que quiere ser el definitivo y convertirse en una referencia internacional. De esa forma, será posible cruzar las cuatro variables y, así, “saber qué se ha hecho con cada producto, pero, sobre todo, qué no se ha hecho… lo que realmente despierta la curiosidad a los integrantes de elBulliLab es ver lo que es nuevo, lo que nunca se ha experimentado. Precisamente para eso: para llevarlo a cabo, para seguir rompiendo esquemas y volver a cambiar el mundo… Para poder cruzar toda esa información se necesita una gran herramienta digital que lo permita. Para ello, un equipo de cuatro expertos en nuevas tecnologías aportados por Telefónica I+D trabaja a diario en elBulliLab… Esto es “work in progress” y nada está terminado.

Todo está en marcha y esa es parte de la magia de elBulliLab. Aquí la pasión es un ingrediente fundamental y el primero que pone esa pasión es Ferran Adrià. Quien no tiene pasión por lo que está haciendo, se va. Quien la tiene, se queda a disfrutar. Y disfruta.” Hasta aquí la extensa cita, gracias Aitor.

Cualquiera que sea tu nivel de emprendimiento y tus virtudes, te invito a contrastar lo que Ferran Adrià ha evidenciado: tenacidad, pasión, visión, experimentación, liderazgo, equipo…

¿Recibirá Ferran Adrià el Nobel algún día? Puede ser de Quimica, de una nueva sección como Gastronomía, tal vez de Economía o Gestión Empresarial. ¿Por qué no? El precedente de Bob Dylan lo hace más fácil. Por mí, ya mismo, aunque nunca estuve en El Bulli.

 

Acerca de mi…

Me llamo Domingo Valhondo y soy Coach Personal y Coach de Equipo certificado por la International Coaching Community, así como experto en Lean Management.

He llevado a cabo investigaciones como El Coaching, una herramienta al servicio de la Adolescencia y Coaching: la Voz del Cliente, auspiciadas por el Instituto Ben Pensante.

Autor del libro Gestión del Conocimiento: del Mito a la Realidad, publicado por Díaz de Santos Ediciones de Madrid, y de la obra de ficción Relatos Inquietantes, publicada por PuntoRojoLibros.

Premio Gestión del Conocimiento 2015 concedido por la Fundación Gestión del Conocimiento

Organizador de los grupos de Meetup denominados Coaching en Abierto y Coaching Resiliente

Suscríbete a nuestro Boletín

¡Suscríbete y recibe avisos de nuevos artículos!

Facebook