El exceso de velocidad en las empresas

diciembre 14, 2017

La velocidad de las operaciones es un factor de competitividad de primer orden, lograr un throughput de producción más alto que los rivales es una buena baza. Leo (con un cierto retraso) el interesante artículo de Enrique Dans “Redefiniendo la comida rápida… como comida más rápida!” sobre el caso Maple, que ilustra muy bien cómo cambian los modelos de negocio, cómo la tecnología permite dar una vuelta de tuerca (exprime) a un concepto como el de la comida rápida, que en principio parecería que ya está tan exprimido que no da para más.

La velocidad, no obstante, puede tener un inconveniente. Existe una magnitud física, de tosco nombre, que es la Cantidad de Movimiento, que es igual a la masa por la velocidad. Es decir que conforme un cuerpo adquiere velocidad, su cantidad de movimiento crece proporcionalmente. Eso está muy bien, salvo cuando la velocidad sea excesiva.

Leer con retraso el artículo de Enrique Dans me ha dado una oportunidad de comentar un hecho que, así son las cosas. no existía cuando el artículo se publicó. Veamos.

Acelerando

En esa carrera para ver quién es más rápido preparando comidas rápidas, una franquicia norteamericana de comida mejicana,  Chipotle, tenía el récord de producción -hasta que Maple irrumpió en el mercado- con trescientas comidas servidas en una hora (en un local de la marca, se entiende). El artículo de Dans dice “(Chipotle) es una cadena de comida rápida en la que la sensación nada más entrar es la de pasar por una auténtica cadena de producción…. Si te demoras en tomar la decisión, si es tu primera vez y desconoces el funcionamiento, o si de alguna manera te equivocas, la situación se convierte en verdaderamente incómoda, de estar estorbando en un proceso diseñado para optimizar la productividad…”.

Maple dio 3 vueltas y media a esta eficiencia productiva.

¿Qué hace Maple? En esencia se trata de establecimientos (en Nueva York) que preparan la comida que los clientes han solicitado mediante una App y que distribuyen en bicicleta. La gracia del invento está en que todo está optimizado, todo es eficiente porque el modelo ha eliminado la mayor fuente de ineficiencia que es el propio cliente interaccionando en un restaurante, aunque sea de comida rápida: guardar cola, pedir, titubear, preguntar, pagar, etc., en fin, una lata desde el punto de vista de esa eficiencia de récord. Es, como dice Diego Coquillat, un restaurante ubicuo.

Vamos a visitar la página de Maple (www.maple.com) y, sorpresa, el negocio no está ya operativo. La página muestra una carta firmada por los fundadores, y fechada el 8 de mayo de 2017.

Una excusa poco convincente. (excusatio non petita accusatio manifesta)-

La carta en inglés está disponible a día de hoy. Traduzco a mi aire algunos los fragmentos que considero más relevantes, eso sí, con comentarios incrustados.

Empieza diciendo “Les informamos que, a partir de hoy Maple dejará de operar en Nueva York”. Brutal, nada de “un día para otro”, han sido rapidísimos hasta para echar el cierre y la referencia a Nueva York sobra, pues no operaban en ninguna otra ciudad. Siguen con un ejercicio de autobombo del tipo “… tuvimos la noble ambición de cambiar la industria… creamos un software excepcional que nos permite … un rendimiento sin precedentes”, alcanzando cotas sin el más mínimo pudor “… nuestro equipo orquestó este baile con una gracia que es rara frente a tales expectativas”.

Yendo al meollo

“Dicho esto y como sucede con la mayoría de las empresas en fase de maduración, el Maple de hoy todavía tiene muchos desafíos que superar” ¿y quién no? “… En los últimos meses hemos pasado la mayor parte del tiempo pensando en el futuro de nuestro negocio… y más evidente se hizo que todo los caminos que habíamos contemplado… nos llevaba al siguiente paso… aunque fue una decisión increíblemente difícil para nosotros, dado el efecto en nuestras operaciones principales, quedó claro que necesitábamos cerrar la operación aquí en Nueva York y buscar un nuevo socio con escala que nos permitiera aprovechar todo lo que habíamos construido, a través de una plataforma más amplia”. Aquí hay un desliz freudiano, pues el orden fue al revés, primero buscar un socio y firmar un acuerdo con él y luego cerrar las operaciones en Nueva York, es decir, todas las operaciones y es que el orden de los factores importa mucho.

Siguen con la confusión de tiempos “Después de haber aterrizado la estrategia, nos volvimos a reunir con un grupo que sabíamos que compartía nuestra visión de ofrecer comida excelente a la mayor cantidad de personas posible… una empresa de entrega de alimentos con sede en el Reino Unido llamada Deliveroo.  Deliveroo se ha desarrollado a partir de un local en Londres hace cuatro años a una empresa que opera en 12 países y 140 ciudades en todo el mundo.”

“Dada la superposición de nuestros objetivos y la escala significativa de las operaciones de Deliveroo, trabajar juntos tiene sentido.”. Bueno, esto de trabajar juntos se refiera a que “… algunos miembros del equipo de Maple se unirán a las operaciones de Deliveroo en Londres, y nuestra tecnología se utilizará para ayudar a acelerar el crecimiento y la eficiencia en toda la plataforma.”.

Toda esta historia podrían haberla resumido en un mensaje tipo Twitter, por ejemplo. “Les informamos que Maple cierra. Hemos acordado con Deliveroo venderle nuestra App e integrarnos en su equipo en Londres. Ha sido un placer. “.

Puestos a ser eficientes, habría bastado.

Es evidente que no me gustan este tipo de emprendedores, que hablan de transformar el mundo y a la menor oportunidad dan la espantada, dejando en la estacada al equipo, es “grupo excepcional de personas”.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Acerca de mi…

Me llamo Domingo Valhondo y soy Coach Personal y Coach de Equipo certificado por la International Coaching Community, así como experto en Lean Management.

He llevado a cabo investigaciones como El Coaching, una herramienta al servicio de la Adolescencia y Coaching: la Voz del Cliente, auspiciadas por el Instituto Ben Pensante.

Autor del libro Gestión del Conocimiento: del Mito a la Realidad, publicado por Díaz de Santos Ediciones de Madrid, y de la obra de ficción Relatos Inquietantes, publicada por PuntoRojoLibros.

Premio Gestión del Conocimiento 2015 concedido por la Fundación Gestión del Conocimiento

Organizador de los grupos de Meetup denominados Coaching en Abierto y Coaching Resiliente

Suscríbete a nuestro Boletín

¡Suscríbete y recibe avisos de nuevos artículos!

Facebook