Lo que más importa

junio 7, 2017

Si sabes lo que te importa, ¿qué te impide lograrlo? Si no sabes lo que te importa ¿Podrás lograrlo por casualidad? Algunas pistas para resolver el dilema.

En busca de claridad

¿Sabes qué es lo más importante para ti, en tu trabajo y/o en tu vida personal? Esta es una pregunta con una enorme carga de profundidad. A primera vista se antoja que la respuesta más frecuente es Sí, pues ¿cómo no voy a saber qué es lo más importante para mí? Está bien, admitamos que la mayor parte de los seres humanos sabemos qué es lo que más nos importa.

La carga de profundidad aparece a continuación: si sabemos qué es lo que más nos importa, entonces ¿Tiene sentido que no logremos nuestros objetivos, que no estemos satisfechos con nuestras vidas (o con una parte relevante de las mismas)? Si sabemos lo que nos importa y no logramos lo que queremos… será porque no nos dejan, o por mala suerte. Puede ser, cada persona es un mundo. ¿Y tú, qué piensas de esto? Si sabes lo que te importa y, además, lo logras, pues solo me queda darte la enhorabuena.

Ahora bien, si solo se cumple la primera parte, “sabes lo que te importa” y no la segunda “no logras lo que quieres” la pregunta anterior va dirigida a ti personalmente. ¿No te dejan lograrlo o tienes mala suerte? Un coach no te juzgará nunca, ni cuestionará lo que digas… aunque tal vez te invite a que seas tú mismo quien se auto cuestione, que te preguntes si realmente son los demás los que te impiden lograr las cosas y que verifiques si realmente tienes mala suerte, así como una ley o regla que la vida te aplica. Bastará la duda para iniciar el cambio.

Por ello, adquirir consciencia y claridad de aquello que realmente te importa, ser capaz de identificar las cuestiones vitales, esenciales, irrenunciables, las 3, 4 ó 5 “pasiones” capaces de movilizarte en cualquier circunstancia es un gran paso que no todos damos.

Como si fuera un juego

Prepara papel y lápiz (mejor que en Word) y en 10 minutos haz lo siguiente: escribe una lista con 8 o 10 condiciones, requisitos, aspectos o como quieras llamarlo, que, si se cumplen, estarías en el trabajo ideal y/o viviendo tu vida ideal (el ejercicio te vale tanto para el ámbito profesional que en el de tu vida completa).

10 minutos deben bastarte. A fin de cuentas, es la lista de lo que “más te interesa” a ti personalmente, algo que nadie mejor que tú puede saber.

Como no conozco cual es la lista que has confeccionado, imagino una (la que figura más abajo) que, aun siendo distinta de la tuya, puedes asumir que es la correspondiente a “otra persona”. Para el discurso presente, nos vale.

Aquí está:

  • Ser un escritor de éxito
  • Estar rodeado de personas íntegras, positivas que me apoyen
  • Trabajar solo en lo que me gusta
  • Viajar y conocer nueva gente
  • Tener una pareja que me quiera como soy
  • Vivir en una casa en la costa, con un amplio jardín
  • Disfrutar de buena salud
  • Tener dinero
  • Disfrutar de la buena comida y bebida
  • Jugar al golf
  • Ser reconocido por lo demás

Como ésta no es tu propia lista, es posible que haya elementos de la misma que, no solo no te motivan sino quizás hasta te desagraden. Será raro que no te guste “Disfrutar de buena salud”, aunque tal vez no figure en tu lista. Tal vez jugar al golf sea algo que nunca te ha llamado la atención, a ti que eres sedentario y hasta presumes de ello. Asimismo, lo de la casa en la costa tampoco te atrae, pues tienes la creencia de que la proximidad al mar te produce problemas respiratorios… en definitiva, tu lista es “única”, es la que ha salido de esa entidad humana que hace que seas quien eres.

Eso es estupendo, esa identidad que te confiere aquello que auténticamente te importa es tan diferenciador como tu huella digital.

El contraste con la realidad

Sin embargo… la realidad puede ser otra, en la medida en que esa lista o al menos una parte relevante de elementos de la misma NO se están dando bien en tu vida y distan mucho de encontrarse al nivel que aspiras. Esa distancia entre el grado de satisfacción actual y el que deseas, puede ser considerable y eso te crea inquietud, decepción, cansancio, frustración… o cualquier otra combinación de emociones y sentimientos.

¿Qué hacer? Cierto es que tienes esa relación de elementos que, si se dan satisfactoriamente, tu trabajo/vida serán estupendos, que eres consciente hasta cierto punto del desfase existente a esos elementos para llegar al nivel de tu aspiración. Sucede que no ésta consciencia no es suficiente y te sientes impotente al no encontrar los resortes que te lleven a tener el dinero, la casa en la costa y salud que quieres, a lograr el éxito como escritor, etc.

Llegados a este punto, vuelves a preguntarte ¿Qué hacer? ¿Ajustar los elementos? ¿Rebajar expectativas? ¿Aprender a asumir los desfases con dosis de resiliencia?

Te invito a explorar un poco, tecleando “work passions” o “life passions” en un buscador y mires el resultado de esta búsqueda. Como es habitual encuentras miles, sino millones, de vínculos supuestamente relacionados con lo que tecleaste en el buscador. Una prueba realizada ahora mismo para “life passions” en Google ofrece 40.300.000 resultados, añadiendo, con un punto de soberbia, que lo ha hecho en 0,46 segundos. Pongamos que se necesitan unos 20 segundos para echar un vistazo al resumen que ofrece Google, pulsar el link, abrir la página y leer por encima su contenido. Si eso hay que repetirlo para los más de 40 millones de resultados, estaremos en este menester unos 25 años, sin descansar ni hacer otra cosa. La “pasión de vida” de quien busca sería en este caso “buscar cosas sobre pasión de vida”. ¿Tiene sentido? No mucho.

Google, el gran consejero

Hemos aprendido que Google devuelve millones… de resultados, aunque eso que se llama “relevancia” va decreciendo rápidamente conforme nos separamos de los primeros lugares. Es más, en este prueba, al llegar a la página 40, Google dice lo siguiente “Para mostrarte los resultados más relevantes, hemos omitido algunas entradas muy similares a las 396 que ya se muestran. Si quieres, puedes repetir la búsqueda e incluir los resultados que se han omitido.” ¡Vaya! ¿No decías que tenías más de 40 millones de resultados para ofrecerme? Está claro que querías impresionarme. Por lo menos me has ahorrado estar 25 años buscando. Quedas disculpado, Google.

Voy a verificar por curiosidad qué me ofrece Google en esos últimos resultados: el 394 me lleva a ebay para venderme por 13 Libras un CD nuevo de Nancy Harrow titulado The Life and Passions of F. Scot. No gracias, no me interesa.

El 395 me ofrece un link con el título “Retirement quotes from the prison service”… decido ahorrarme unos segundos porque en este momento no me ofrece mucho atractivo.

El 396 me invita con este texto: “Des monde passions 20 soap dissertations le … and his disability porphyridium cruentum descriptive essay the impersonal life summary essay.”… ¿Va de jabones? Un tema muy limpio, aunque no para este momento.

Después de esta incursión por los resultados de Google que tienen poco sentido, damos un salto a los primeros lugares, los de mayor relevancia y tenemos varias propuestas en relación con las “Life Passions”, a saber (traducción libre por mi parte):

“8 Formas de Descubrir Tu Pasión y Vivir la Vida que Quieres”. O sea, no una forma, sino 8. Por citar la primera de esas ocho:

Ve más despacio. “Cuando disminuimos la velocidad, somos capaces de aprovechar la mejor versión de nosotros mismos, que es más a menudo cuando encontramos las respuestas que hemos estado buscando. Esto puede significar practicar yoga, ir a caminar todos los días, o reservar tiempo cada día para meditar. Disminuir la velocidad te permite silenciar las voces externas y escúchate a ti mismo.”

Las 7 formas restantes llevan títulos tan sugerentes como: Cambia tu historia, Hazte con tu singularidad, Cultiva la confianza, Encuentra los temas, Escribe, Concéntrate en la diversión y Empuja el miedo pasado.

Mejor, un coach

Demasiado consejo… y, en consecuencia, alejado del coaching,

50 Preguntas de Autocoaching para Ayudarte a Encontrar Tu Pasión”.

Esto sí que es recomendable. Hay pautas.  Léelo, le sacarás provecho y si necesitas apoyo extra, ponte en contacto conmigo.

Acerca de mi…

Me llamo Domingo Valhondo y soy Coach Personal y Coach de Equipo certificado por la International Coaching Community, así como experto en Lean Management.

He llevado a cabo investigaciones como El Coaching, una herramienta al servicio de la Adolescencia y Coaching: la Voz del Cliente, auspiciadas por el Instituto Ben Pensante.

Autor del libro Gestión del Conocimiento: del Mito a la Realidad, publicado por Díaz de Santos Ediciones de Madrid, y de la obra de ficción Relatos Inquietantes, publicada por PuntoRojoLibros.

Premio Gestión del Conocimiento 2015 concedido por la Fundación Gestión del Conocimiento

Organizador de los grupos de Meetup denominados Coaching en Abierto y Coaching Resiliente

Suscríbete a nuestro Boletín

¡Suscríbete y recibe avisos de nuevos artículos!

Facebook